Publicidad: Port Monitor, monitorización de servidores | Nazaríes IT, Monitorización & Ingeniería web

El Cebé establece un nuevo récord ACB
11 abr 2011

La victoria lograda el pasado sábado por el CB Granada en el Pabellón Pisuerga frente al Blancos de Rueda Valladolid ha dejado un nuevo récord histórico para la Liga ACB y para el Club nazarí.

El equipo de Curro Segura cerró el segundo cuarto del encuentro frente a los vallisoletanos con un parcial 0-13, dejando de este modo a su rival sin anotar, algo que no se había producido en la historia de la Liga ACB desde que los partidos de la competición están compuestos por cuatro cuartos de 10 minutos cada uno.
 
El técnico nazarí califica este récord como “anecdótico”, aunque sí valora que es “un síntoma del trabajo y el esfuerzo que el equipo está realizando en defensa”. “Hemos llegado a ser en algunos períodos de la temporada la peor defensa de la Liga ACB y nuestro objetivo siempre ha sido mejorar en ese aspecto para ganar partidos, que sin duda es lo importante para salir de los puestos de descenso”.
 
El equipo nazarí realizó durante todo el partido un gran trabajo defensivo, lo que no solo provocó que el Blancos de Rueda Valladolid no anotara en el segundo cuarto, sino que la salida del descanso no sirviera para dinamitar la ventaja, ya que solo anotaron 16 puntos en el tercer acto.
 
Desde el año 2000, fecha en la que se instauró los cuatro períodos en la competición ACB, dos equipos habían terminado un cuarto con guarismos de solo dos puntos: en el Alta Gestión Fuenlabrada – Gran Canaria Grupo Dunas de la temporada 06/07 (15-2) y en el Power Electronics Valencia – Caja Laboral de la presente temporada (2-15).
 
 
El doble récord
 
En el caso particular del técnico ayudante nazarí Miguel Ángel Hoyo, éste no es el primer récord de no ver anotar a un equipo en competición oficial que vive en su carrera como técnico, ya que en la temporada 01/02 ya le ocurrió mientras dirigía al Sondeos.
 
Hoyo, segundo técnico del conjunto gallego en aquella temporada, vio como su equipo no lograba anotar ni un solo punto en uno de los cuartos del encuentro frente al Complutense en la Liga LEB. En aquella ocasión el parcial al final del cuarto fue de 0-21.
 
“Recuerdo aquello como un momento muy duro, sobre todo porque ocurrió en nuestro propio pabellón y ante nuestra afición. La presión por no anotar iba en aumento y eso hace que todo se complique con el paso de los minutos”.
 
Lo contrario lo vivió el pasado sábado: “Es una sensación distinta. Lo que buscas en esos momentos es aumentar el parcial para intentar poner el partido lo más a favor posible y que el contrario tarde lo máximo en anotar”.

Comentarios